Día del Niño: reflexión más que celebración

Cada año, el tercer domingo del mes de agosto se “celebra” el Día del Niño en el Perú. Esta celebración es de carácter mundial aunque cada país tenga su propia fecha asignada. La motivación de tener un día especial parte de la necesidad de visibilizar la infancia como etapa de cuidado, generar fraternidad y comprensión sobre la infancia, así como promover el bienestar y los derechos de los niños.

Durante distintas fechas del siglo XX se fueron detallando los principios relacionados a los derechos de los niños y en 1989 se firmó en la ONU la Convención de los Derechos del niño con dos protocolos que la desarrollan, habiendo sido actualizada en el año 2000. Dentro de la convención hay muchísimos puntos pero los derechos fundamentales, básicos, que todo país debería cumplir para con sus niños son: el derecho a la vida, libre de maltrato; a la alimentación; a la educación; al agua, potable; a la salud; a la identidad; a la libertad de expresión; a la protección; a la recreación y esparcimiento, esto quiere decir el derecho a jugar; a tener una familia, y no separarse de ella a menos que su vida esté en peligro.

Si reflexionamos sobre estos derechos básicos, rápidamente nos daremos cuenta que no se cumplen para una gran parte de los niños peruanos. En el Perú, 4500 niños mueren todos los años antes de cumplir el mes de nacidos, la mitad de estas muertes pueden evitarse con intervenciones sencillas; 20% de los niños peruanos menores de 5 años están en situación de desnutrición crónica; 35% de los niños peruanos menores de 5 años no reciben educación inicial, la cual es base para la educación posterior y además permite que el niño esté en otros ambientes distintos al hogar, lo que es muy favorecedor cuando el hogar no representa del todo el mejor lugar para un desarrollo saludable; 29% de niños menores de 5 años viven en hogares sin agua potable; el 45% de los niños y adolescentes de 0 a 17 años viven en pobreza y el 19 % en extrema pobreza; el maltrato infantil dentro del hogar asciende hasta un 80% en los niños peruanos. Estas cifras han sido extraídas de reportes de UNICEF, INEI, MIDIS y MINSA, cifras que pueden encontrar fácilmente al navegar por internet.

El día del niño nos debe invitar a reflexionar, a ver la realidad de nuestros niños y comprender que se necesita de la mayor cantidad posible de manos dispuestas a proteger la infancia en el Perú. Si el gobierno no hace, no cumple, preguntémonos ¿qué podemos hacer nosotros?, ¿cómo podemos contribuir a que estas cifras bajen?

No es necesario que regales juguetes a tus niños por el día del niño, más bien invítalos a donar para los que no tienen los mismos privilegios. Cuéntales de cómo viven otros niños en nuestro país, cuando puedas viaja con ellos y visita distintas zonas del Perú, ellos mismos se darán cuenta de que necesitamos actuar, que es imprescindible ayudar, a veces con lo que podamos donar, otras con compañía, momentos de juego, enseñándoles, educándolos, cuidándolos. Dirijamos nuestra mirada a la infancia, la deuda que tenemos con ella es inmensa.

Foto: https://elpais.com/

Fiorella Rusca Jordán
Médico psiquiatra, especialista en niños y adolescentes. Autora de literatura infantil. Ha publicado obras con el fin de sensibilizar en temas de salud mental infantil. Brinda capacitaciones a centros de salud e instituciones educativas. Promueve el yoga y la meditación como buenas prácticas para el bienestar emocional.

Artículos similares

LO MÁS LEÍDO